En todo trabajo de traducción, una dificultad principal es la de superar a los llamados falsos amigos: voces en la lengua a la que se traduce, iguales o similares a la del idioma traducido, pero con un significado distinto. Entre el portugués y el español, los falsos amigos son legión. Evitar la confusión que originan es uno de los grandes méritos del diccionario de Blademyr Capeloni Bragança. Otra dificultad característica de la relación entre nuestros idiomas es la de la similitud de sus sistemas jurídicos, similitud que no es identidad. Las particularidades de los distintos Derechos nacionales llevan a que presenten instituciones jurídicas propias, y a que los conceptos jurídicos jueguen, en sus respectivos marcos, funciones disímiles. Para ello ha sido necesario el íntimo conocimiento de los sistemas jurídicos de diversos países, alcanzado mediante una extensa tarea profesional en el campo de la traducción.

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP