La proliferación de los clubes de campo y barrios cerrados o privados en el mundo y en nuestro país constituye una realidad innegable. Se trata de conjuntos planificados de organizaciones urbanísticas, que nacen por la actuación de particulares con la finalidad de satisfacer sus necesidades sociales y económicas. Sin un ordenamiento nacional que regule su régimen jurídico en nuestro país -como correspondería-, las provincias, en ejercicio del poder de policía urbanística que les asiste, han ido legislando sobre el tema a fin de brindar un mínimo entorno legal a este imparable fenómeno, aun con peligro de desbordar su competencia. Es así que una red de complejas relaciones sociales y patrimoniales, públicas y privadas, deben ser aprehendidas jurídicamente, ya que sin un marco adecuado que las contenga se generan múltiples problemas, que no siempre se solucionan mediante el ingenio preventivo de los operadores. La presente obra abarca el análisis de los distintos sistemas jurídicos adoptados por los desarrollistas, el estudio de los diversos institutos involucrados y los problemas y las soluciones brindadas por doctrina y jurisprudencia, a la vez que aporta la visión propia de las autoras sobre cada uno de los temas abordados.

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP