¿Cómo explorar maneras de propiciar prácticas lectoras en una dirección que permita orientar más tarde la tarea profesional? ¿Cuáles son las herramientas conceptuales que pueden servir como punto de partida? Si los cuentos y las poesías inciden en el desarrollo del vocabulario, la comprensión de conceptos, el conocimiento de cómo funciona el lenguaje escrito y la motivación para querer leer, además de enseñar a pensar sólo con palabras, permitir la elaboración de un modelo mental del mundo más rico y un vocabulario con el cual hablar sobre ello, fomentar la tendencia a imaginar y al buscar significados y desarrollar los procesos psicológicos superiores del pensamiento, ¿podemos dejar de realizar intervenciones apropiadas? En las últimas décadas, tanto investigadores como docentes y escritores abocados a la promoción de la lectura han diagnosticado una crítica situación que no se limita a nuestro país. A ellos y a quienes transitan por la escuela media o el nivel superior está destinado este libro. Se necesitan herramientas múltiples acordes con este panorama para poder alentar un proceso tan rico como el de la lectura literaria.

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP