«Cuando leo a Barron pienso en las películas de pistoleros, de rudos románticos que nunca logran salvarse aún cuando se salven. Eso es lo que parece decirnos (suponiendo que en verdad le interese decirnos algo) con su Ética del soldado, que no es más que la ética del que vuelve de la vida -en la que se muere tantas veces- para sentarse en un bar y, copa de vino o whisky mediante, observar a esas chicas con zapatos de puta para volver a descubrir que, aún fingiendo, es incapaz de falsificar cualquier lluvia. Barron, que se entristece pero que ríe a carcajadas -porque esa es la mejor terapia en nuestro tiempo de rúcula y psicoanalistas-, cree que la poesía va a matarlo. Pero a Néstor, el malviviente de estas páginas, la poesía va a matarlo apenas una vez más. Piratas y jenízaros: descálcense porque van a caminar por el fuego.» Mariano Schuster

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP