Corre el año mil ochocientos veintitantos. En la costa del Río de la Plata se encuentran cinco lavanderas que friegan la ropa sobre las toscas y, mientras hablan de sus asuntos, también se enteran de los ajenos. Entre mate y mate, van hilvanándose historias de la ciudad colonial, algunas graciosas; otras, fantásticas.

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP