Un viaje siempre modifica el punto de vista del viajero pero, a veces, puede cambiar por completo una vida (o muchas). Eso es lo que le ocurre al protagonista de esta novela. Desde su nacimiento en 1975 quedará estrechamente ligado a los vuelos en avión, pero también a la soledad, el abandono y la ausencia. Más tarde, a partir de un viaje de Buenos Aires a Madrid en 1999, su destino se modificará abruptamente a partir de la diferencia horaria entre las dos ciudades. De este modo, el tiempo se convierte en un elemento que estructura y desencadena el curso de la narración. "Lamento defraudarlos pero la historia de mi álter ego no es un policial. [?] A pesar de que existan algunos tópicos del mismo: una gran estafa, una pesquisa porfiada e insomne, incontables lanzamientos de misiles, el proyecto de hacer volar por los aires todos los aeropuertos del mundo [?]. Quedan advertidos." Así como advierte el texto desde el principio, El arponero del aire se desdobla (y amplifica) en un explosivo cóctel que componen el protagonista y su álter ego. Una complicidad que se desplegará y alentará situaciones insólitas que tendrán como corolario una singular elaboración sobre las relaciones humanas y las elecciones de vida en la actualidad. Con una escritura aguda y de una exquisita prosa, Maximiliano Costagliola presenta una novela imprescindible, ganadora del Premio Fondo Nacional de las Artes y finalista del Premio Emecé.

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP