Las investigaciones acerca del cerebro progresaron tanto durante los últimos años que nuestra concepción del hombre se ha visto revolucionada: el cuerpo no sería más que una máquina cuyos componentes bastaría con reparar en caso de desperfecto; los sentimientos -como el amor y el deseo-, o las creaciones como la poesía, tan sólo serían una cuestión de hormonas y conexiones nerviosas. En cuanto a ciertas actividades psíquicas como el sueño, el inconsciente o los síntomas, podría disciplinárselas con los medicamentos adecuados. Se trata del eterno debate en el que los neurocientíficos obligan a los psicoanalistas a exponer las razones de su quehacer. Porque... ¿pueden existir dos puntos de vista diferentes, incluso contradictorios, acerca de un mismo problema? Este libro hace justicia a esa oposición infundada, la que debe toda su potencia al desconocimiento de los procesos cerebrales y de la vida psíquica. Además, numerosos descubrimientos neurofisiológicos acreditan las elaboraciones de Freud y demuestran que el lenguaje modeliza el cuerpo mucho más profundamente de lo que el síntoma histérico dejaba prever. Esta puesta en tensión del cuerpo por el lenguaje es tan importante que muchos resultados de la neurofisiología no pueden interpretarse sin el psicoanálisis: cuestiones tan esenciales como, por ejemplo, la de la consciencia permanecen irresueltos sin el concepto de inconsciente. Considerando el aporte de las neurociencias al psicoanálisis se comienza a tener una idea más precisa acerca de qué es un "sujeto", pero también de ese cuerpo del que, tan conflictivamente, somos los curiosos locatarios...

  • Editorial: LETRA VIVA
  • Idioma: Espanol
  • ISBN 9789506493011

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP