Un hincha fantasma; un joven futbolista que se debate entre el doping o el banco; un arquero que ataja en una silla; un relator que relata las jugadas desde que terminan hasta que empiezan, un entrenador búlgaro pero no mucho; y otros especímenes. Pero no sólo hay pelotas de fútbol rebotando entre las letras de estos dieciocho cuentos. Es más, algunos ni pelotas tienen, porque se incluyen dos de boxeo, uno de automovilismo y otro de ajedrez. El común denominador es una buena literatura sobre el deporte.

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP