El Profeta, El loco, El vagabundo y El jardín del profeta son quizá las producciones más representativas de Khalil Gibrán, quien escribió su obra a caballo entre dos mundos: la cultura literaria occidental de principios del siglo XX y un pasado oriental a menudo idealizado. Sus textos, una síntesis ecléctica y original de elementos tomados de William Blake, Nietzsche, Emerson, Whitman, la Biblia y la mística sufí, son un intento de combinar la poesía moderna con la parábola y el aforismo propios de los modos de expresión religiosos tradicionales. Es cono ese bagaje a medias místico, a medias literario, que Gibrán trata de dar una respuesta espiritual a los grandes interrogantes del hombre moderno; una respuesta que, a pesar de su tono profético, prescinde de dogmas y doctrinas, y que más bien intenta presentar un ideario estético-moral destinado a hacer la existencia más llevadera. La traducción, así como las notas y la extensa introducción de la presente edición, han estado a cargo de María Elvira Sagarzazu.

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP