Don Quijote, el libro más vendido luego de la Biblia, debe su éxito internacional a su poder para curar la melancolía. Ésta es la audaz tesis que sostiene y argumenta Françoise Davoine a lo largo de este volumen. La autora afirma que la locura de don Quijote explora las reviviscencias traumáticas de Cervantes y le permite dar una inscripción a la epopeya de sus guerras y su esclavitud en Argel. Frente a la dificultad de contar sus tribulaciones innombrables, las sucesivas crisis del caballero andante son un modo de hacer revivir las guerras en las cuales participó el escritor y de completar su proceso catártico, al poner en escena las pruebas que él mismo atravesó en su vida y la manera en que se resolvieron. Las crisis de locura muestran lo que no puede decirse en el silencio de las familias en torno de grandes traumas y Cervantes nos muestra con genio la forma de salir de ellos. Don Quijote es un defensor de la palabra, tiene la pasión del decir, y debido a esto se despliega entre él y Sancho Panza -su segundo en el combate, a quien es vital hablarle- un auténtico psicoanálisis de los traumas. Don Quijote, para combatir la melancolía recorre los diferentes episodios de la novela de Cervantes abriendo gradualmente los campos de las batallas. El lector acompaña a don Quijote en la tormenta hasta encontrar reunidas en torno a él a más de treinta personas que, gracias a su trabajo de analista, logran restablecer lazos y reinventar un mundo confiable.

Ultimos vistos

El blog de boutique

Cuando me siento a escribir...

Cuando me siento a escribir, siempre comienzo creando el mundo (o, en el caso de la saga Zodíaco, los mund.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP