Cuando Osvaldo Bayer habla de rebeldía, ilumina la violen- cia de los oprimidos. En los dos escenarios constantes de su vida, Buenos Aires y Berlín, Bayer hace desfilar los pro- blemas y los sueños constantes de los hombres. Estos temas se profundizan en ásperas polémicas con Alvaro Abós, Rodolfo Terragno y Ernesto Sabato, los oportunismos y responsabilidades de los intelectuales; el exilio, la memo- ria, los militares ("en este siglo el ejército salió a la calle sólo para reprimir movimientos obreros, movimientos popu- lares y para derrocar gobiernos constitucionales"), el con- sumismo, la vejación del ser humano; el poder del Estado contra el derecho natural del individuo a defenderse, y, frente a eso, el derecho del individuo a rebelarse. Para Bayer la esperanza está fundada en el capítulo "Los hijos del pueblo", retratos breves de soñadores y utopistas que señalan el futuro. Su leitmotiv es postular el derecho a la rebeldía contra la violencia "institucional" y lo que es su planteo superador: la desobediencia civil pacifista. Cada texto de Osvaldo Bayer golpea y sacude; consciente de la banalización del mal, encarna el ejercicio de una práctica ética insobornable al denunciar a los falsarios, a los frívolos, a los radicales acomodaticios y a los mediocres de principios elitistas, a los que confronta con los docu- mentos de la historia. La resistencia del individuo es seguir denunciando este estado de cosas y tratar de esclarecer y formar una opinión pública; esa es lo que él llama "su pequeña esperanza".

Ultimos vistos

El blog de boutique

Cuando me siento a escribir...

Cuando me siento a escribir, siempre comienzo creando el mundo (o, en el caso de la saga Zodíaco, los mund.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP