La originalidad y la extrañeza de la literatura de Felisberto Hernández así como la riqueza imaginativa de su estilo -signado por la pobreza y el autodidactismo- no surge solamente por contraste con el nativismo predominante en el Uruguay de los años treinta, sino que incluso trasciende la coyuntura temporal y programática de las vanguardias, a tal punto que varias décadas más tarde críticos y escritores siguen afirmando que Felisberto no se parece a ninguno. Aunque su escritura se nutre de materiales autobiográficos, sus relatos exceden lo anecdótico, provocando un extrañamiento diferente al del género fantástico y que, antes que de sus temas o motivos, proviene de específicas operaciones formales y de un nivel figurativo más cercano al lenguaje poético. Su obra se nos revela como la búsqueda incansable de dar cuenta de una realidad más auténtica y profunda que la que nos propone el sentido común, los estereotipos o las convenciones

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP