Una mujer mayor le cuenta su vida a una escritora. Encuentro tras encuentro, plácidamente, sin respetar cronologías ni fechas, narra un periplo que comienza en una villa miseria y está lejos de ser plácido. Féry -o Fermina, o Stéphanie- conoció la pobreza y el abandono. Vivió en la calle, pasó hambre, la prostituyeron. Sufrió el horror de la cárcel y estuvo en un convento de monjas. Pero Féry no sabía lo que la esperaba "del otro lado de los días". Porque lo que parecía un destino sin escapatoria, peor aun que el presidio, mutó, y Féry pudo conocer el amor, los placeres mundanos, la dicha.

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP