Mucho de legendario había en Ramón del Valle-lnclán (Pontevedra, 1869-Madrid, 1935). Por su aspecto físico -una figura alta, delgada, grandes anteojos de carey y las largas "barbas de chivo" que cantó Rubén Darío-, por su atuendo indumentario y su fantástica verbosidad parecía una creación de sí mismo, un personaje salido directamente de sus propias páginas. La obra maestra de este gran poeta en prosa sigue siendo las Sonatas. Una para cada estación, una para cada momento crucial de su héroe donjuanesco, el Marqués de Bradomín. Cuatro novelas de atmósfera diferente, pero de análoga intensidad emotiva e idéntica perfección verbal.

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP