Para el historicismo racionalista hegeliano, todo el proceso histórico de la humanidad -compuesto de cuatro grandes períodos: oriental, griego, romano y germánico- es considerado como la fatal afirmación del "espíritu del mundo", en una progresiva manifestación de la libertad. El esquema lógico-dialéctico en que se encuentra el devenir histórico como posición, oposición y superación trae como consecuencia que el hecho consumado, precisamente por haberse afirmado como realidad histórica, sea reconocido como racional, y por lo tanto, justificado. Estas célebres lecciones sobre la filosofía de la historia, de Georg Wilhelm Friedrich Hegel (1770-1831), fueron publicadas postumamente en 1837, y ampliadas en 1840 por su hijo, Karl Hegel. En 1928, el filósofo español José Gaos las tradujo a nuestro idioma.

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP