Para el historicismo racionalista hegeliano, todo el proceso histórico de la humanidad -compuesto de cuatro grandes períodos: oriental, griego, romano y germánico- es considerado como la fatal afirmación del "espíritu del mundo", en una progresiva manifestación de la libertad. El esquema lógico-dialéctico en que se encuentra el devenir histórico como posición, oposición y superación trae como consecuencia que el hecho consumado, precisamente por haberse afirmado como realidad histórica, sea reconocido como racional, y por lo tanto, justificado. Estas célebres lecciones sobre la filosofía de la historia, de Georg Wilhelm Friedrich Hegel (1770-1831), fueron publicadas postumamente en 1837, y ampliadas en 1840 por su hijo, Karl Hegel. En 1928, el filósofo español José Gaos las tradujo a nuestro idioma.

Ultimos vistos

El blog de boutique

Cuando me siento a escribir...

Cuando me siento a escribir, siempre comienzo creando el mundo (o, en el caso de la saga Zodíaco, los mund.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP