En los albores de la filosofía de Occidente se ubica o una serie de pensadores de quienes nos separan ya más de dos mil quinientos años. Sus palabras han sido transmitidas por autores posteriores y llegan hasta nosotros en forma muy fragmentaria. Sin embargo, poetas y pensadores de todas las épocas -como Martin Heidegger, Leopoldo Marechal o H. G. Gadamer- se sintieron atraídos por esos textos antiquísimos. Quien se acerca a ellos experimenta una especie de fascinación: en las frases de Tales, Anaximandro y Anaxímenes, en los testimonios acerca de la figura legendaria de Pitágoras, en los sobrios versos dejenófanes y en las tan singulares sentencias de Heráclito late todo un mundo espiritual, rico en sugerencias, capaz de estimular-aún hoy- la inteligencia del hombre contemporáneo.

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP