Musicales, divertidos y sublimes en esencia, los pedos o ventosidades han sido siempre un tema tabú. A pesar de ello, en todas las épocas los más ilustres autores han puesto sus plumas al servicio de este delicado arte escatológico. El beneficio de las ventosidades es todo un tratado y una declaración de intenciones. Swift demuestra con elegante sorna las bondades de la sana práctica del ventoseo sin dejar de mencionar las fatales consecuencias que -especialmente en el caso de las mujeres- pueden derivarse de su contención obstinada. El texto de Swift se acompaña de una no menos desternillante taxonomía del pedo, a cargo de Charles James Fox, que clasifica las flatulencias con la rigurosidad y exhaustividad científicas que se merecen: desde el pedo hacedor de fortuna o el sometido al metodismo hasta el pedo demasiado esforzado pasando por el pedo de idioma universal... Este ingenioso anecdotario recoge a cuantos ilustres de este mundo han tenido a bien consagrar sus plumas o sus culos a tan antigua ocupación. El beneficio de las ventosidades ofrece al lector argumentos elocuentes para el alegre y complaciente pedorreo que debe acompañar su lectura.

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP