Si alguien te llegara a contar lo que les ocurrió a Matías y a su perro Roberto, una hermosa mañana en la que corrían distraídos, no lo creerías... Mejor, léelo y descubre esta historia que no te deja con la boca abierta. Por lo menos... cuando corras distraído.

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP