Si alguien te llegara a contar lo que les ocurrió a Matías y a su perro Roberto, una hermosa mañana en la que corrían distraídos, no lo creerías... Mejor, léelo y descubre esta historia que no te deja con la boca abierta. Por lo menos... cuando corras distraído.

Ultimos vistos

El blog de boutique

Cuando me siento a escribir...

Cuando me siento a escribir, siempre comienzo creando el mundo (o, en el caso de la saga Zodíaco, los mund.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP