Las noches de David están pobladas de payasos con dientes de vampiro o de cangrejos negros con alas de murciélago? David no quiere volver a dormir. Tiene miedo de que vuelvan las pesadillas. ¡Pero si no duerme se agotará! Hay una solución muy sencilla para su problema. Nada de jarabe para dormir ni de leche caliente con miel. ¡Algunos lápices bastarán para domesticar cangrejos voladores y payasos comilones!

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP