Los años noventa del siglo pasado fueron testigo de un florecimiento notable de las reflexiones estéticas consagradas a la estética. Lo más sorprendente es que estos debates encontraron al menos durante cierto tiempo un eco público más allá de la esfera de la filosofía profesional, sobre todo en los que se ha dado en llamar "el mundo del arte". De ahí a creer en un renacimiento de la propia doctrina estética no hay más que un paso, que algunos filósofos se han apresurado a dar. El objeto de este ensayo es mostrar el carácter ilusorio de una creencia así -incluso de una esperanza así-.

Ultimos vistos

El blog de boutique

Cuando me siento a escribir...

Cuando me siento a escribir, siempre comienzo creando el mundo (o, en el caso de la saga Zodíaco, los mund.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP