Con Prohibido suicidarse en primavera, Alejandro Casona (1903-1965) vuelve al teatro donde parecen enfrentarse fantasía y realidad: en definitiva, lo que el dramaturgo hace es una prédica en favor de la vida, de la felicidad y del amor. Con La casa de los siete balcones, Casona vuelve a su Asturias natal, una Asturias mítica donde lo improbable puede producirse y el misterio hacerse realidad, como se hacía en La dama del alba.

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP