Después de conquistar en menos de diez años un vasto territorio que iba desde Grecia hasta el subcontinente indio, Alejandro Magno murió prematuramente en 323 a. C., por lo que no pudo dejar bien establecido quiénes iban a heredar un patrimonio tan enorme, ni pudo organizar una infraestructura de gobierno adecuada. La incertidumbre que provocó su muerte no tardó en dar paso a una serie de conflictos que estallaron entre sus sucesores por conseguir una parte de ese imperio. Fue un período de cuarenta años de guerras, asesinatos, alianzas, traiciones, matrimonios de conveniencia e intrigas palaciegas.

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP