«Haber inventado la tragedia es una hermosa medalla de honor; y esa distinción pertenece a los griegos... Es evidente, en efecto, que la irradiación de la tragedia griega radica en la amplitud de la significación y en la riqueza de pensamiento que los autores supieron imprimirle: la tragedia griega presentaba, en el lenguaje directamente accesible de la emoción, una reflexión sobre el hombre. Sin duda, ese es el motivo por el que, en las épocas de crisis y de renovación, como la nuestra, se siente la necesidad de volver a esta forma inicial del género. Se cuestionan los estudios griegos, pero por todas partes se representan las tragedias de Esquilo, de Sófocles y de Eurípides, porque en ellas esa reflexión sobre el hombre brilla con su fuerza primordial».

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP