«Todos los chicos de la escuela que se diferencian de la mayoría están solos. Todos los chicos que son diferentes están solos [?]» Monólogo de Lars Norén. Los ritmos de aprendizaje iguales, marcados por señales acústicas horarias, están lejos de atender la diversidad; se hace imprescindible un cambio para llegar a todos y atender adecuadamente los verdaderos trastornos de conducta. Zygmunt Bauman habla de ceguera moral y del concepto de adiáfora, una especie de actitud de indiferencia de lo que pasa a nuestro alrededor, que podemos vincular a la pregunta que se plantea Rosario Ortega Ruiz ?experta en violencia escolar?: ¿quién habla con ese niño? Tanto en primaria como en secundaria, nos encontramos en una situación que se repite curso tras curso: determinados alumnos, llamados de riesgo social, conductuales o etiquetados con algún que otro trastorno, colocan al profesional (profesor, tutor o psicopedagogo) en situaciones límite al distorsionar el ritmo de trabajo en el aula. En este libro, unidos bajo el epígrafe clínica y educación, diversos profesionales reflexionan sobre un tema tan candente y complejo como es el del trastorno de conducta. Sus planteamientos nos acercan a lo que debe prevalecer: una atención individualizada, adaptada al ritmo y las necesidades de cada persona. Los diferentes capítulos exponen y plantean diferentes estrategias que se pueden llevar a cabo para tratar o bien los trastornos de conducta o bien las conductas que trastornan.

Ultimos vistos

El blog de boutique

La experiencia Virgen

Publicar la novela Virgen fue poner a prueba la creatividad en cada paso del proceso y también experimenta.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP