No podía respirar. Nunca me había sentido tan frío y paralizado en la vida. Fue sólo en ese momento que me di perfecta cuenta de que Rachel estaba muerta. Estaba muerta. Mi hermana estaba muerta. Nunca iba a volver. Estaba muerta para siempre, para siempre dolorida y fría y violentada y muerta muerta muerta muerta muerta muerta muerta...

Ultimos vistos

El blog de boutique

SIGLO XXI Nueva Colección HACER HISTORIA

@page { margin: 2cm } p { margin-bottom: 0.25cm; direction: ltr; line-height: 120%; text-align: l.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP